Oliver y Sacristan

Interesantísimo artículo que publica hoy en el diario El Mundo el periodista Antonio Félix que, por su indudable interés, reproducimos en su totalidad:

Aún hoy sorprende la capacidad de supervivencia del Betis ante la inmensidad del desfalco sufrido. Tal cuestión está siendo desmenuzada por el juzgado de Instrucción 6 de Sevilla. Es el conocido ‘caso Lopera’, pendiente de un segundo informe para cuantificar un fraude que, sólo hasta 1998, es cifrado 13 millones de euros.

Sin embargo, el delito no cesó una vez se echó a un lado el presidente perpetuo. La juez advirtió que su heredero, Luis Oliver, proseguía la línea. Consecuentemente, del tronco se desgajó un nuevo proceso, que podríamos llamar: “El saqueo final”. En dicho caso ya están imputados Oliver y uno de sus testaferros, y se estima que en breve seguirán el mismo camino varios de sus antiguos directivos.

El motivo son los graves delitos desvelados por el Grupo de Delincuencia económica de la Guardia Civil en un informe aportado a la causa y que constituye su pivote fundamental.

La investigación de los agentes sobre las “presuntas irregularidades cometidas entre el 7 de julio de 2010 y el 13 de diciembre” arroja la siguiente conclusión:

“Existen indicios suficientes para creer en la supuesta comisión de un delito societario y/o de apropiación indebida” por parte de la directiva de Luis Oliver, en la que constaban insignes miembros como el expresidente Rodríguez Sacristán o el letrado Manuel Castaño.

La primera situación en la que se detienen es la comisión pagada por el traspaso de Mehmet Aurelio al Besiktas, 354.000 euros abonados a la mercantil Bastogne Corporation. Una operación donde “no consta ningún documento en el que figure que ha intervenido algún agente o intermediario. Es más, existe otro documento con fecha 27.08.10, en el que ambas partes -jugador y club- acuerdan dar por rescindido el contrato que les unía y en el que se hace constar que el jugador actúa ‘en su nombre e interés'”.

El administrador único de Bastogne es José María Gálvez. Sobra decir que Gálvez no es agente de futbolistas. Sí es otras cosas. Los agentes reflejan que “tiene una Orden de Averiguación de Domicilio y Paradero por el Juzgado de Instrucción 11 de Madrid por un delito de Falsedad, así como una Orden de Búsqueda y detención emitida por la Unidad Organizativa de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Lérida por su supuesta implicación en un delito de contrabando de tabaco”.

La Guardia Civil averigua que esos 354.000 euros se ingresan en una cuenta de La Caixa, a través de Bank Cajasur, titulada por Bastogne. Esa cuenta sólo tuvo un ingreso más: 489.000 euros, de la mercantil Sport Transfer Management. ¿Otra casualidad? Resulta que STM, otra empresa sin actividad dedicada a “servicios de albañilería”, había ingresado días antes 590.000 euros del Betis por la salida de Sergio García al Espanyol.

Coméntalo en el foro.

Descarga aquí las conclusiones de la Guardia Civil