Los directivos del Betis reconocen que apenas pintan nada y se sacuden responsabilidad en los interrogatorios de la Guardia Civil

En un momento dado, durante la instrucción de los presuntos delitos societarios y de apropiación indebida cometidos por Lopera, la juez Mercedes Alaya debió preguntarse: ¿Y todo este enredo lo hizo él solo?

 

Al fin y al cabo, en el Betis existe un Consejo de Administración ocupado por decenas de directivos. Para depurar responsabilidades, la titular de Instrucción 6 solicitó al Grupo de Delincuencia Económica de la Guardia Civil que evaluara las funciones de esos directivos y su grado de implicación en asuntos tan polémicos como la firma con las empresas fantasma de LoperaTegasa y Encadesa, la paralización de las obras del estadio, etc. El pasado 25 de mayo, los agentes realizaron una serie de entrevistas a diversos miembros del primer y último Consejo del Real Betis. Las conclusiones que obtuvieron de estas charlas, algunas realmente hilarantes, fueron rotundas:

«Manuel Ruiz de Lopera, una vez transformado el club en sociedad anónima deportiva y con el control de la mayoría de las acciones, ejerció el control de la sociedad de manera personalísima, ya fuera como Presidente ya como Consejero Delegado, con todas las facultades del Consejo de Administración delegadas en su persona. (…) Todas las decisiones eran tomadas por Lopera sin contar, en la mayoría de las ocasiones, con los miembros del Consejo».

A continuación reproducimos extractos de los interrogatorios, que hablan a las claras del papel de los directivos en el Betis y la manera en que han ejercido la representación de los accionistas.

MANUEL RUIZ DE LOPERA
«Siempre he dirigido el club, totalmente»
Presidente o Consejero Delegado desde 1992.

«Preguntado si él siempre ha dirigido de forma efectiva el club, manifiesta que ha sido así ‘totalmente’».
«Preguntado si para ejercer esta actividad se ha apoyado o auxiliado por algún otro consejero, manifiesta que ‘de ninguna manera’».

Lopera defendió ante la Guardia Civil a sus empresas fantasmapara «conseguir líneas de crédito, proteger al club de conflictos con jugadores, etc», y ofreció una particular explicación sobre la «NO continuación» de las obras del estadio: «Tras la aprobación de un convenio urbanístico con el Ayuntamiento (…) se decidió no continuar las obras del estadio puesto que se había alcanzado una capacidad suficiente (54.000 espectadores) y realizar una inversión mayor ya no tenía sentido (…) Se compensó a Tegasapor su frustración en cuanto a las expectativas de compensación de la inversión realizada en las obras».

JOSÉ LEÓN
«De los fichajes, me entero por la prensa»
Presidente desde 1992 a 2001 y desde 2006 hasta la actualidad
.

«Las decisiones del Consejo no se tomaban de manera colegiada. Decidía Lopera. Desde mi permanencia en el club, el Consejo de Administración se ha reunido en contadas ocasiones y en ningún caso para asuntos económicos y deportivos propios del club».

«En la mayoría de los casos, me enteraba de la compra o venta de jugadores a través de la prensa».

«El cargo de presidente, cuando no estaba ocupado por el sr. Ruiz de Lopera, no tiene otorgadas funciones concretas más allá de la mera representación».

MANUEL CASTAÑO
«Yo no he visto ningún contrato»
Directivo desde 1999 hasta hoy.

«Manifiesta que, desde que entró en el club, las decisiones de tipo económico eran tomadas de manera exclusiva por Ruiz de Lopera».

«Manifiesta que no participó en ninguna reunión con Tegasa yEncadesa y nunca vio los contratos firmados. Que Lopera le informó que esos contratos eran para proteger patrimonialmente al Betis».

El cargo de presidente, si no está Lopera, «sólo tiene la función de mera representación, con poca o ninguna capacidad de decisión, y así es actualmente. Todas las decisiones son tomadas por Manuel Ruiz de Lopera».
El pasado invierno, Castaño, uno de los directivos más significados, prometió a los hinchas que el Betis «ficharía no a uno sino a 32 jugadores, los que hagan falta para subir».

JAIME R. SACRISTÁN
«Recibo amenazas y coacciones»
Consejero desde 1999.

«No recuerda la firma del contrato con Encadesa, pero está de acuerdo con ese contrato y con la bondad mercantil de ese sistema».
Rodríguez Sacristán, que olvida observar a la Guardia Civil que también es abogado personal de Lopera desde hace algunos años, se queja de «las amenazas y coacciones que ha recibido él y su familia por ejercer como consejero del Betis, desde la decisión del Tribunal de Instrucción de imputar al señor Ruiz de Lopera y al mismo tiempo descalificar al Ministerio Fiscal. Quiere hacer constar que relaciona dichas decisiones con esas amenazas y coacciones».

OTROS
‘Funciones de los consejeros: Ninguna’

Juan Luis Aguado (directivo de 1991 a 2006): «Los contratos conTegasa y Encadesa fueron una decisión adoptada por Manuel Ruiz de Lopera. Los miembros del Consejo eran ajenos al contenido de dichos contratos y, de hecho, no hubo lectura del contenido de los mismos ni se aprobaron en Consejo».

Francisco Lucena (consejero entre 1973 y 1994): «Hasta la llegada de Lopera se celebraban reuniones del Consejo de forma periódica en las que se votaban las decisiones; después dejaron de celebrarse».

Balbino de Bernardo, directivo desde 1993 a 2008, dice «desconocer todo». Rufino González, directivo desde 1992 hasta hoy, ídem.

José Manuel Villarán, consejero 2007/08: «Describa qué funciones desempeñaba cada uno del resto de miembros del Consejo: Ninguna».

Diego García León, consejero desde 2006 a 2009, sobrino del presidente: «¿Qué funciones concretas desempeñó usted?: Ninguna».

 

Diario El Mundo, 16 de Junio de 2010, por Antonio Félix