Borja García

Borja García

Otro despropósito más de la cantera: el juvenil Borja García, un futbolista que ha destacado en todas la categorías por donde ha pasado, integrante habitual de las selecciones sevillana y andaluza, se marcha al Sevilla FC, con todo el dolor y el de su familia, todos socios béticos. Al parecer no cuentan con el chaval, algo inexplicable a todas luces, ya que jugaba de central y centrocampista, aunaba potencia, gran velocidad, descomunal físico y encima calidad técnica, siendo un valladar tanto en el centro de la defensa como en el centro del campo, siendo capaz de sacar el balón con calidad y potencia hasta el área rival, algo que a ojos vista del que escribe y de todos los que lo han visto jugar en la ciudad deportiva de los Bermejales, hacía recordar a jugadores como Hadzibegic, Vidakovic o incluso Carles Puyol, con el que además de la melena larga rizada que lucía hasta hace bien poco, compartía un enorme despliegue físico, siendo un valladar en defensa para los rivales.

Imagen

No se entiende cuál ha debido ser el criterio de los responsables de cantera para prescindir de uno de los diamantes en bruto de la cantera, pero empieza a ser preocupante que muchos juveniles se tengan que marchar por una serie de indecisiones o criterios confusos de los responsables de cantera, que no son otros que los Fradua y los que han aterrizado hace poquito junto al anterior, más otros rostros habituales como Roberto Ríos, Stosic, Rafael Gordillo, García Soriano (se desconoce su función, que no es otra que mirar los partidos, como cualquier aficionado, y echar cervecitas y sus habituales cigarrillos), un tal Anselmo, Capi, Juanito, Jaime Quesada y hasta un íntimo amigo de infancia de Rafael Gordillo, que tiene atribuidas grandes competencias en cuanto al paso de los chavales de una categoría a otra superior, brillando el oscurantismo y la falta de transparencia, a pesar que Bosch, Guillén y otros consejeros presumen de lo contrario.

¿Para qué queremos un “Proyecto Heliópolis” si se están deshaciendo de chavales con mucho talento y encima se eliminan, sin grandes explicaciones, equipos como el Betis C o el Preferente Juvenil, suponiendo ello un importante obstáculo para que las jóvenes promesas tengan cabida en los distintos equipos de las categorías superiores de la cantera verdiblanca? 

Encima, para colmo de males, se ficha un importante número de futbolistas de fuera, con dos años de contrato, para que el Betis B juegue esta temporada en Tercera división, suponiendo otro impedimento más para que los que vienen de abajo no alcancen el Betis B. Resultado: sólo tres canteranos en el equipo: Carlos García, Caro y Varela.

En resumen, otra perla que se marcha y que, a pesar de su sentimiento bético, en la carretera de Utrera apuestan decididamente por el futbolista y no nos extrañemos que allí sea mejor tratado que aquí, algo nada extraño viendo lo que está ocurriendo por desgracia actualmente en el día día de nuestra cantera. Dicen que el “capo” de la cantera sevillista, el ex-futbolista Pablo Blanco, se ríe y se frota las manos ante tanta incompetencia y gestión desastrosa de los actuales rectores verdiblancos.

Recuerden su nombre, por si en un futuro cercano triunfa en el Sevilla FC: Borja García.

Por Chustikov

Coméntalo en el foro