Un desastre de pretemporada

Tantas ganas como teníamos de contar con un secretario técnico que no fuera un florero, y nos traen a uno que deja en evidencia al presidente en la primera rueda de prensa que celebran juntos. Tantas ganas como teníamos de contar con una secretaría técnica profesionalizada, y nos fichan por tres años a un grupo de gente cuyo único logro consiste en haberse sabido arrimar a la persona o grupo de poder fáctico adecuado. Tantas ganas como teníamos de que en el club hubiera libertad, y nos sustituyen una tiranía por una dictadura de, para colmo, gente que jamás ha puesto otra cosa que no sean las ganas de figurar.

Y tantas ganas teníamos de que la palabra “planificación” apareciera en el diccionario del Real Betis, y nos topamos con 6 fichajes y ni una sola baja más allá de los que acaban contrato. Una plantilla descompensada, donde sobran jugadores que cobran una millonada por arrastrarse, donde son necesarios puestos mal cubiertos, que tiene 3 laterales izquierdos y sólo uno derecho puro (Vega es un presunto descarte y no cuenta), una plantilla mucho más cercana a los 40 efectivos que a los 25-26 que serían deseables (contando con los canteranos) y una incapacidad manifiesta para desprenderse de un solo futbolista.

De hecho, la única negociación posible, es decir, la de Emaná, se estanca, se enmaraña, se retuerce y termina por costar una indisciplina del jugador cuando estaba todo hecho, debido en parte a la impericia negociadora de los nuevos rectores y en parte a la actitud intolerable del futbolista. Tampoco es que las declaraciones de Mel hayan ayudado mucho en este asunto, sabiendo como sabe que Emaná y, quizás, Beñat, son los únicos activos por los que el club podría ingresar una cantidad decente; por no hablar del irresponsable de turno que se dedica a filtrar a la prensa informaciones concretas para tener su minutillo de gloria y que terminan por publicarse, como no puede ser de otra manera.

La gota que colma el vaso de la paciencia con determinados futbolistas, llega en forma de entrevista en Al final de la Palmera, con Arzu erigiéndose en defensor de los valores puros verdiblancos al mismo tiempo que anuncia que defenderá sus derechos de cobro con toda la fuerza necesaria. Mel mantiene como capitanes a un presunto futbolista que sólo ha demostrado apego a su contrato y un presunto portero que hizo el ridículo más espantoso que se ha visto en muchos años en el partido contra el Elche, dejando en tierra a 2 canteranos que bien podrían cubrir sus puestos. Valentía, que le llaman.

Nos gustaría poder decir que la situación es otra, pero esto es lo hay. A 19 días del primer partido, está todo por hacer, tenemos la plantilla más numerosa de la historia, los canteranos se quedan en casa para hacerle hueco a los capitanes Arzu y Goitia (otros 2 presuntos descartes), no hay forma de desprenderse de jugadres que no cuentan, los objetivos se van a otros lugares y en este bendito club nada cambia: sólo las caras de los dirigentes, elegidos a dedo desde 1992. Tantas eran las ganas de libertad, tanto el deseo de cambio, que mucho nos tememos que tendremos que seguir esperando.

Coméntalo en el foro