Lopera con Castaño y Rufino

Lopera con Castaño y Rufino. Foto: elmundo.es

El trasiego judicial de Manuel Ruiz de Lopera sigue su curso. Mientras el expresidente verdiblanco parece dispuesto a no presentarse el miércoles a la lectura del auto de imputación en el caso del ‘saqueo del Betis’ que instruye la juez Mercedes Alaya, atendió a la vista del juzgado Mercantil en el proceso para desposeerle de 36.869 acciones (casi un 40 por ciento del Betis) que, supuestamente, se apropió en 1992 sin jamás pagarlas.

Como prueba principal, la acusación presentó un escrito pericial que detalla cómo Lopera fingió abonar esas acciones creando dos cuentas del Betis en el Banco Central Hispano (número 572.027 y 572.028 B), que se trasvasaban el dinero convenientemente. En realidad, una vez más, era el club quien presuntamente ponía el dinero que Lopera decía suyo. Una estafa total de 2,5 millones de euros.

«Este perito concluye que 30.869 acciones no fueron desembolsadas con dinero externo al Real Betis Balompié (…) Y que otras 6.000 no fueron desembolsadas por los señores Morales y José León (y luego remitidas a Lopera) con dinero externo al Real Betis».

El informe desvirtúa a su vez el presentado por la defensa de Lopera, calificando como «ficticios» los ingresos realizados por el expresidente y sus testaferros. «Como resumen, este perito sostiene que se acredita que, al 30 de junio de 1992, no se desembolsaron acciones por importe de 422.932.914 pesetas, cifra que se obtiene de la suma de los ingresos ficticios realizados en la cuenta de desembolsos utilizando pagarés cargados contra otra cuenta del propio Real Betis Balompié, y provocando el descubierto de la misma».

Como curiosidad, se aporta un documento que revela que Lopera llegó a ordenar en el Betis un pago a su empresa Farusa, por 50 millones de pesetas, «en concepto de devolución de exceso ingresado en el desembolso de acciones» que abonaba el mismo club. El proceso (uno de los cuatro que afectan al expresidente verde) que se sigue en el Mercantil busca desposeer a Lopera de sus acciones presuntamente impagadas para repartirlas de algún modo entre el beticismo, lo que alteraría bruscamente el panorama de mando en el club sevillano.

Por Antonio Félix, publicado en elmundo.es

Coméntalo en el foro