Los nuevos consejeros del Real Betis.

Los nuevos consejeros del Real Betis. FOTO: ABC.

Parece que no existe un solo empresario limpio, bético, capacitado, y con ganas de “coger el timón” del Real Betis; por eso hay que recurrir a amigotes, enchufados o, directamente, un imputado por la propia jueza que lleva el proceso contra Ruiz de Lopera. Bien es verdad que en otra causa y con toda la presunción de inocencia a su favor, faltaría más.

No es la única presunción de la que hay que hablar. La idea de que el nuevo presidente dirija el Real Betis sólo puede ser obra de un insensato que pretende dinamitar el club. De alguien que piensa que con un presidente ladrón (presuntamente) no hemos tenido suficiente. De alguien que cree que los béticos no merecemos un presidente digno. De alguien que opina que debemos seguir dando titulares por las andanzas judiciales de nuestros directivos y no por lo que los futbolistas hacen en el campo.

Ese alguien, que trata a los béticos con presunción de idiotez, no pueden ser los Cuéllar, ni el dimisionario García de la Borbolla ni nadie de la LJB o la FH porque, como todo el mundo sabe, el entorno no existe. Existe, como bien apunta Rafael Medina, el Fundacionismo Ilustrado, el mismo que acaba de de imponernos un presidente que es el resumen de todo lo que la podredumbre institucional ha hecho en Andalucía en estos últimos casi cuarenta años porque somos, en su opinión, gente que no merece más que ser insultada día tras día, mes tras mes.

El entorno que no existe se ha dado prisa en movilizar su artillería mediática para vendernos la pieza y que nos la traguemos con la misma facilidad que nos tragamos a Guillén y a Domínguez. Pero quien tiene los votos suficientes para convertir al imputado en presidente no es otro que el administrador judicial nombrado por la misma jueza que imputa a Ollero. Y vaya si los ha empleado. Casualidades de la vida; o, quizás, no sea tan casual… y hasta aquí podemos leer.

Coméntalo en el foro