Gordillo

Bochornoso; vergonzoso; impresentable. Se agotan los adjetivos para calificar la intervención de Rafael Gordillo al finalizar el partido en el Nou Camp. En un estado de ánimo en el que mejor no ahondar, esta especie de portavoz-representante del Real Betis, ha hecho unas declaraciones patéticas y surrealistas, en las que, entre otras majaderías, ha asegurado que Messi ensaya las faltas (como si eso no fuera propio de un futbolista), o que tiene mucha suerte y ha sido reservado para jugar contra el Betis y por eso no se enfrentó en la semifinal de la Champions al Bayern de Münich.

Si creían que las payasadas se habían terminado en la época de Lopera, echen un vistazo a los vídeos que ya circulan por youtube y comprueben por sí mismos el grado de ridículo institucional que es capaz de seguir generando el Real Betis en manos de tipos tan incalificables como éste.

Si a los consejeros nombrados a dedo por el bocazas no les da vergüenza, a los béticos de base sí nos da. Y mucha.