Amigos De los Nuestros

Hace unos días, el presidente que nos impusieron Bosch y “el entorno”, del que ahora se desliga públicamente hasta el presidente de la FH, decía que una de las soluciones a nuestros males era “más ADN bético”. Como el Sr. Guillén es universitario, cabe pensar que algo de biología sabe y, por tanto, debe conocer que el hecho de ser aficionado del Real Betis o del Borussia de Dortmund, ni viene determinado en los genes, ni es garantía de éxito en la gestión de un club, como está quedando más que demostrado en esta desastrosa temporada.

A lo que debería referirse el Sr. Guillén con esa frase es a los Amigos De los Nuestros, los amigotes, “el entorno”, es decir, aquellos a los que se ha ido introduciendo en la estructura del club desde que alcanzó la presidencia “dedazo mediante” y que son los que nos han traído hasta aquí, poniendo en grave riesgo la continuidad misma de la institución si en 2015 no subimos de manera fulminante a primera.

Un tal Gordillo, una secretaría técnica y una cantera rebosantes de amigotes, un ex Director General hermano de nosequién, un perdonavidas en Comunicación, la hija de un bético ilustre, consejeros cuyo único mérito es haber hecho Betis cuando había que hacer Betis… demasiadas bocas que alimentar, demasiados estómagos agradecidos a los que colocar, ADN por doquier, ADN en cantidades industriales. A estas alturas, nadie pone en duda el beticismo de estos señores, pero sí su capacidad de gestión y de planificación.

Pero parece que tanto ADN es poco; hace falta más. Estos inútiles, que se lanzaron al cuello del club en cuanto olieron la sangre del imputado, a quien los béticos pusimos en el juzgado, son los responsables de esta situación que nos avergüenza y nos humilla a quienes de verdad sufrimos cada jornada.

Estos son los que estaban escondidos mientras nos dejábamos la piel contra Ruíz de Lopera, agazapados como hienas esperando devorar la carroña; estos son los que se dedicaban a reventar asambleas de PNB, los que jamás han puesto por sí mismos otra cosa que no sea su vanidad y su ambición desmedida; estos son los que se adueñaron del espíritu del 15J, culminación del esfuerzo que un puñado de béticos luchadores fue capaz de crear y al que sólo se sumaron cuando el equipo descendió a segunda e intuyeron el éxito de la manifestación.

Sólo entonces se unieron: cuando vieron que podrían asaltar la planta noble y comenzar a dar carguitos y prebendas a los ADN, a los suyos, a los ignorantes que están logrando que demos una imagen lamentable en lo deportivo y más penosa aún en lo institucional.

Y la afición, mientras tanto, cumpliendo a la perfección el papel que desde los despachos nos encomendaba el imputado y que tan bien saben explotar estos dirigentes actuales: animar, apoyar, estar unidos y, de vez en cuando, convocar una marcha verde para que se cachondeen aún más de quienes sostenemos todo esto con nuestro dinero y nuestra ilusión.

Como aquél 15J, consecuencia de un descenso que, a nadie se le olvide, no habría sido posible sin ese factor determinante, es hora de desalojar de tanto ADN la planta noble y seguir peleando por un Betis de los béticos, libre de inútiles y que, de una vez por todas, seamos dueños y responsables únicos de nuestro destino. Mientras tanto, más ADN, que todavía es poco.

Por Penibético.

Coméntalo en el foro