Pepe Mel

No cabe duda de que la vuelta de Pepe Mel al banquillo bético ha significado mucho para el regreso del Real Betis a la máxima categoría del fútbol español, un año después de certificar su descenso tras una temporada funesta donde tan solo sumó 25 puntos.

Mel vino a sustituir como entrenador a Julio Velázquez, que llegaba al equipo verdiblanco tras una temporada notable en el Real Murcia al que estuvo a punto de ascender a la Liga BBVA en 2014. Pero aquí no le fueron las cosas igual. No daba con la tecla y apenas pasaban dos jornadas donde repitiera un mismo once, hasta que al final de la primera vuelta fue destituido como técnico del Betis.

El que vino en su lugar era alguien que generaba una enorme simpatía en gran parte de la afición y no tanta en un pequeño porcentaje de la misma, cuyos máximos críticos (casi únicos) se encuentran en esta web. De hecho, Mel ya ascendió al Betis en dos ocasiones anteriores, una de ellas como jugador. Pero este año ha batido todos récords. Desde que se hizo cargo del conjunto bético, el técnico madrileño ha hecho 48 puntos para un total de 14 victorias, seis empates y una sola derrota, ante el Leganés. Y los números no mienten; de la misma forma que los hemos usado para defender a Molina (por ejemplo), hemos de hacerlo para juzgar el trabajo del madrileño. En este link puedes seguir el desempeño y los pronósticos de apuestas del Betis de Mel y del resto de equipos de la Liga BBVA: http://www.apuestas-deportivas.es/pronostico/category/liga-bbva-primera-division

Otro de los artífices de la gran temporada del Betis en segunda ha sido Rubén Castro. El delantero canario ha anotado este año más de 30 goles, muchos de ellos cruciales para puntos que a la postre le han valido al equipo para auparse hasta lo más alto de la clasificación de la Liga Adelante.

Junto a Rubén Castro ha formado un tándem letal Jorge Molina y ha sido el argumento (a veces único) que ha hecho que muchos partidos cayeran de nuestro lado. El verano pasado todo hacía indicar que Molina apenas iba a contar con minutos esta temporada, sobre todo tras la llegada de nuevos jugadores para la zona de arriba como Renella o Dani Pacheco y la suplencia a la que le condenó Velázquez. Pero Jorge Molina ha sabido imponer su peso y veteranía en el vestuario –son ya cinco las temporadas que lleva en el Real Betis- y ha marcado en 19 ocasiones, siendo una pieza clave para Mel desde el principio.

Pero el regreso de Mel no sólo ha servido para ver otra vez al Betis en primera, que no es poco, sino también para vivir de nuevo una estabilidad institucional y la unión entre jugadores y afición, una relación que últimamente no andaba muy allá. Así pues, bienvenido el ascenso, el trabajo en común y esperamos que la planificación con Maciá sea de verdad digna de tal nombre y se parezca poco o nada a las de las últimas temporadas, tanto en lo referido a altas como a bajas, capítulo este que será el primero al que deba enfrentarse y que augura un verano apasionante que podremos ir siguiente desde la web oficial del Real Betis. Y que los números sigan acompañando a Mel.