Pintadas Emilio Soto y Julian Garcia de la Borbolla

Una sociedad libre que basa su existencia en la seguridad jurídica, la propiedad privada, la democracia, la libertad de expresión y de movimientos, entre otras virtudes, no puede tolerar que a unas personas se les señale con pintadas acusatorias o amenazantes en sus domicilios. Si este tipo de actos propios de los Nazis no son perseguidos y castigados con la dureza necesaria, estaríamos convirtiendo la mayor virtud de la libertad en el peor de los defectos.

Las pintadas en los domicilios y negocios de los señores García de la Borbolla y Soto son absolutamente despreciables. Sus autores no sólo están señalando con una diana a dichos señores, sino a sus familias, a sus empleados, a su libertad y a su medio de vida. Y el riesgo es que una “gamberrada” se convierta en algo mucho más grave cuando a un descerebrado de los muchos que andan sueltos se le ocurra rematar el trabajo con algo mucho peor. Desgraciadamente, esto lo hemos visto muchas, demasiadas veces en España: Unos señalan y otros rematan. Quitarle hierro o pensar que puede ser una comparación exagerada, no sólo no ayuda en absoluto a erradicar tan reprobable hecho, sino que lo fomenta y lo justifica.

Pintadas

Pintada en Casa de Gotzone Mora. Fuente: Libertad Digital

Vivimos en un estado de derecho. Si alguien tiene algo que denunciar acerca del comportamiento de estas o de otras personas, no tiene más que irse directo al juzgado de guardia o a las autoridades competentes, como siempre ha hecho la oposición a Lopera hasta desalojarle de la gestión del club. Eso, o hacer como hemos hecho siempre en este medio: demostrar con pruebas ante la opinión pública comportamientos que nos parecen inadecuados.

No vamos a descubrir a estas alturas cuánto hemos discrepado (y, seguramente, seguiremos discrepando) con el Sr. García de la Borbolla, víctima de este acto. Hoy le ha tocado a él como hace unos meses le tocó a un miembro de esta web. Y hoy, como entonces, como no puede ser de otra manera, le mostramos toda nuestra solidaridad y apoyo tanto al Sr. Soto como al Sr. García de la Borbolla y esperamos que los autores de las pintadas sean localizados y puestos a disposición judicial a la mayor brevedad posible.

Por Penibético.

Coméntalo en el foro