No hace mucho tiempo que vimos una de las ruedas de prensa más dantesca que un servidor recuerda. Bosch, Guillén y Stosic se vieron guapos ese día y quisieron reunir a los periodistas para hacerse unas fotos y salir por TV. En esa rueda de prensa se habló de una cosa extraña llamada: “Proyecto Heliópolis” y se nos dijo a los béticos que en pocos años jugarían en el primer equipo un gran número de canteranos y que todo iba a ir “fenomená”. En una ciudad donde gusta mucho eso de decir “Este es un crack porque es de la casa”, ese discurso aparte de fácil puede ser peligroso ya que se cae en la tentación de no traer a jugadores como Alfonso, Finidi, Vidakovic, Oliveira, Edu, Jarni etc etc porque aquí lo que queremos son a Mellis, Cuellar, Rodris, Maldonados etc etc. Aquí normalmente jugamos al parchís con la cantera, para uno bueno que sale, contamos 20. Lo más peligroso de un club es la improvisación y la falta de un objetivo real que alcanzar. Si eso es lo que se pensaba hace meses, ahora nos encontramos que en el club no se cumplen ni las más mínimas exigencias de canteranos que pide la UEFA. El ridículo ha vuelto a ser mayúsculo.

No es la primera vez que estos tres señores hacen un ridículo. Stosic ya se vanaglorió de haber creado al nuevo Estrella de Roja, Bosch anda preocupado el hombre con una hoja excel y que en sa hoja excel ponga Molins o Michu parece que se la trae al pairo, y Guillén que llegó a decir que él nunca sería presidente luego entró y ya ha amagado por dos veces con irse pero parece que la cosa iba más para que Gordillo le diera una palmadita en la espalda diciendo “ahora mismito quédate”, mientras con la otra mano cogía algún canapé. Los béticos tenemos otro gran problema y es lo que nos gustan que nos tomen el pelo. Hace dos años vimos como en nuestra cara se nos decía que había que frenar al equipo en Europa League porque eso era muy malo. Y que al B había que frenarlo también porque subir a Segunda era algo que destruiría al club. Ya en su momento hablamos de lo dañino que puede ser la falta de ambición de un club y ahora lo que toca son las odiosas comprativas.

Ayer el club entró de manera oficial en la Europa League. Lo hizo sin un canterano sobre el terreno de juego y goleando al Antoniano de Chequia. Esta proeza de ganar al histórico Jablonec reportó al club un millón de euros. Eso es más de lo que estos mismo directivos han sacado por los canteranos: Arzu, Gavilán, Isidoro, Israel, Juande, Cañas, Pozuelo, Adrián, Rodri, Fran No, Ezequiel, un simple partido ante un equipo de nivel bajísimo ha reportado más ingresos que las “ventas” de varias canteranos de distintas generaciones. A Bosch, al menos, se le ha debido empinar el bigote al ver esto. Y ahora esto es un suma y sigue, ya que cada victoria serán 150.000 € y cada empate 75.000 € + la prima por pasar a la siguiente ronda.

Y mientras tanto en el universo paralelo de los Bermejales el filial jugará en Tercera, por puro silogismo, si jugar en Segunda era deficitiario y peligroso, jugar en Tercera debe ser de adinerados y la Primera Andaluza de élite millonaria. La tontería es grande, muy grande, pero la realidad es que con ese planteamiento rácano hemos conseguido jugar contra el Cabecense en vez de jugar contra un Zaragoza o Hércules. Y ahora el club ya no podrá cobrar ni los 3 € de rigor (5€ si se jugaba en Villamarín) porque claro entonces no iba a ir ni el Tato (bueno, Furest sí seguiría pasando por allí para ver que hay de lo suyo). Esto ya a Bosch no le ha debido gustar tanto y tendrá la celda excel en un peligroso “rojo intenso”.

Por Estrabón

Coméntalo en el foro