administradores concursales Real Betis

El Real Betis ha perdido, según nuestra visión, una magnífica oportunidad para garantizar su viabilidad durante un par de décadas más. La propuesta de los administradores judiciales de continuar con la supervisión del club, ha sido rechazada y criticada por el Sr. Bosch, representante de las acciones de Ruíz de Lopera, quien parece estar demasiado influido por un entorno no muy interesado en tener que dar explicaciones máxime ahora que tienen a tiro la presa del control de nuestro club.

El Sr. Bosch, quien pierde el sentido del ridículo cada vez que se le pone un micro por delante y se permite, incluso, hablar de los derbies como el bético de a pie que nunca ha sido, ha criticado duramente la propuesta de los administradores judiciales de “blindar el club para 20 años”, apelando al artículo 137 de la Ley Concursal, con el peregrino argumento de dejar manos libres a los legítimos gestores, dando por hecho que dichos gestores gestionarán responsablemente el club.

El trabajo impecable de los administradores, salvo episodios anecdóticos como las entradas de palco o sus altos honorarios impuestos por ley, no debería ser ignorado por quienes deben garantizar el futuro de la entidad. Una tutela judicial de 10 ó 20 años sobre el club, garantizaría que no pudiera aparecer otro Lopera a hundirnos definitivamente o que los nuevos gestores, que sobrevuelan en círculos sobre las acciones intervenidas, hagan y deshagan a su antojo, cosa que, visto lo visto en el Real Betis durante buena parte de su historia, es un riesgo que habríamos podido evitar muy fácilmente.

Se nos olvida con frecuencia que Lopera podría no ser condenado (por falta de pruebas, prescripción, o por cualquier otra causa desgraciada), que la demanda civil para desposeerle de sus acciones podría no prosperar o que los otros grandes accionistas de la entidad son los brillantes exdirectivos Castaño o Rufino (que Dios nos coja confesados si algún día tienen capacidad de mando), por lo que desperdiciar una oportunidad como esta de tenerles controlados y supervisados, es querer caminar por el alambre y sin red.

Nos ha tocado la lotería y, sin embargo, no vamos a cobrar el premio. Bosch actúa como lo que es: el representante de las acciones de Ruíz de Lopera. Que no se nos olvide a la hora de endiosar a personas que están de paso por un club que tiene ya 105 años de historia.

Parece que no aprendemos.

Coméntalo en el foro