Vlada Stosic

Vlada Stosic. Foto extraída de ABC

Un médico del pueblo donde yo vivía, era muy apreciado por su “clientela” por la cantidad de medicamentos que recetaba. Más de una vez escuché en la sala de espera comentar a alguna señora decir “Qué buen médico, fíjate cuántas pastillas me ha recetado”. Obviamente, esta paciente ignoraba algo tan elemental como que un doctor no es bueno o malo por cuánto receta, sino por cómo diagnostica y cómo cura las enfermedades.

Este caso viene al pelo para definir el trabajo de los amigotes de la ST3 durante esta pretemporada. Seguramente, la señora del ejemplo diría “Qué buena secretaría técnica tenemos, fíjate cuántos fichajes ha hecho”. Lo grave del caso, es que muchos medios utilizan únicamente ese criterio, el de la cantidad, para calificar de excelente el trabajo hecho durante esta época de fichajes, alabando sin cesar a Stosic, al tuitero y a los amigos de Gordillo, sin hacer el menor análisis sobre la calidad y la idoneidad de los fichajes.

La política de coste cero y de cesiones, hace que hayamos caminado sobre el alambre, en lo que a fichajes se refiere, durante las dos temporadas anteriores y perdido la ocasión de concretar incorporaciones interesantes y que podrían haber dado un gran rendimiento al club si se hubiese actuado de otra forma. También es verdad que no había recursos para mucho más, aunque sí hay otros profesionales que exprimen esos recursos con gran acierto; no es éste el caso, obviamente.

Y es precisamente ahí donde se ha de reconocer el buen trabajo de una secretaría técnica en condiciones, el saber fichar cuando no se tiene con qué. Este año sí hay dinero, el que ha dejado Beñat en una operación difícil de entender por lo que se ingresa por un jugador al que sólo le queda un año de contrato. Si se invierte bien, todo serán aplausos; si, por el contrario, como me temo, el rendimiento no es el esperado, los palos lloverán para la ST3, pero sólo desde las trincheras que ya sabemos, es decir, éstas. No podemos esperar objetividad en unos medios que sólo hacen alabar el trabajo en todos los frentes, como si en el Betis de Bosch no hubiesen fallos que corregir o carencias y decisiones arbitrarias (véase el vergonzoso caso de Palmerín). De momento, podría darse un fenómeno esta temporada inédito es nuestra historia reciente: que todo el once inicial que el entrenador disponga en el primer partido, sea diferente al 100% del último de la temporada anterior. 

En mi opinión, salvo los casos de Juanfran, Verdú, Steinhöfer, Andersen y, probablemente, Reyes y Figueras, el resto de jugadores son una incógnita que proceden de clubes muy inferiores o aún no han demostrado que pueden ser jugadores adecuados para un proyecto que incluye jugar en Europa, como Chuli o Cedrick y otros, como Braian Rodríguez, directamente meten miedo y atufan a Pavone. Suponer que esta ST3 es capaz de hacer apuestas de futuro, son ganas de concederles unos conocimientos y virtudes que van más allá de toda lógica.

Por fortuna, jugadores insufribles como Casto o Rubén Pérez, se han ido para siempre. Molins, otra apuesta ridícula de esta ST3, también se vuelve, a Dios gracias, por donde ha venido.

Eso sí, se sigue contando con presuntos futbolistas como Nacho o Juankar, que no se van de nadie, no dan un centro en condiciones y, lo que es peor, en el caso del presunto lateral es un agujero negro que cuesta ocasiones y goles cada domingo. No sé qué pueden ver los técnicos en estos casos; no lo entiendo.

Finalmente, una vez más, vuelven a irse jugadores que no dejan un sólo euro en las arcas del Sr. Bosch. Adrián, Pozuelo, Cañas… no son jugadores de talla mundial, pero en otros clubes son capaces de ingresar por futbolistas de este nivel. Claro que en otros clubes, a diferencia del nuestro, estos asuntos lo llevan profesionales y no amigos a los que hay que colocar a cualquier precio, aunque dicho precio sea fichar mucho para aparentar trabajo y perder dinero a raudales por seguir sin conjugar el verbo planificar en presente.

Claro que, como decía el imputado, “mientras la pelotita entre, no pasa nada”. Pues eso; que entre. 

Por Penibético.

Coméntalo en nuestro foro en Facebook.