Actualizamos el post con este documento, de elevado interés histórico y emblemático para nuestra lucha, ya que dicha declaración está llena de tópicos, lugares comunes y salpicado por las mentiras de siempre, con la gravedad añadida de que en esta ocasión tenía delante a una pareja de la Guardia Civil y no los micrófonos de los medios cariñosos con el déspota.

Imagen


Imagen 

En esta página que viene a continuación, comienza a darse detalle de cómo las tontas actuaban en el Real Betis. En concreto, hay una frase curiosa que cabe destacar sobre el resto “Tegasa ponía a disposición del Real Betis su capacidad financiera(…)disponer de fondos que hasta ese momento tenía en papel”. 

Es decir, Lopera reconoce de forma implícita que el Betis sí disponía de fondos y que lo que en realidad hacía Tegasa era descontarlo a modo de entidad bancaria.

Imagen

A continuación asume que todas las decisiones las tomaba él en primera persona e insiste en el papel de conversor de papel a efectivo de sus empresas parásitas y entra en el tema del estadio, para reconocer 2 cosas importantes que siempre hemos defendido en este foro:
1. Que las obras las pagó el Real Betis
2. Que la no terminación de las obras se debió a “que ya se había alcanzado una capacidad suficiente”, lo que tira por tierra el mito de que no se terminaba el estadio por Galera. Es obvio que el hecho de que el Ayuntamiento, a petición de BXV, señalara como condición para aprobar el convenio urbanístico que los beneficios del mismo fueran a parar al Real Betis, influyó, y mucho, en la paralización de las obras. Y he aquí la prueba.
Y otra frase para el recuerdo: Salvo error, todo se pagaba con pagarés del Betis y que las tontas ingresaban el dinero para atender dichos pagos..

Imagen

Imagen

Termina con otra enorme mentira: la de los avales, que vamos a desmontar próximamente. Estén atentos

Imagen