Manuel Recio, quien decía en Canal Sur que él no era un comprador, que detrás de Luis Oliver había mucha gente y nadie, demuestra que para usar las redes sociales hay que tener cuidadito, pues nunca se sabe quién va a capturar una pantalla y descubrir la imagen que pueden ver sobre estas líneas.

¿No es acojonante?